top of page

TempoCampo System prevé una cosecha confortable desde el punto de vista climático



El pronóstico para febrero es de fuertes lluvias en todo el centro de Brasil y lluvias por debajo del promedio en el extremo sur e interior del noreste.

En marzo, lluvias por debajo del promedio en el sur del país, y una mejor condición en el sureste, medio oeste y todo el norte, con lluvias por encima del promedio.

Para el coordinador del Sistema TempoCampo – LEB/Esalq/USP, Fabio Marin, “esto marca el final de un muy buen verano para nosotros. Iniciamos octubre con mucha lluvia, en noviembre tuvimos sequía, principalmente en la región Centro-Sur del país, lo que redujo el volumen de lluvia y frenó el desarrollo de los cañaverales, pero diciembre, enero, la primera mitad de febrero y quizás el mes de marzo, con una condición pluviométrica interesante, indicando que vamos rumbo a una cosecha muy cómoda desde el punto de vista climático”, aclaró.

En relación al último trimestre, Marín recuerda que fue un período marcado por una gran intensidad de lluvias. “Para darle una idea, en Piracicaba – SP, tuvimos el cuarto enero más lluvioso de toda la serie histórica, a partir de 1917. Toda la región Norte estuvo marcada por lluvias intensas, superiores a los 400 milímetros. Tenemos una cosecha muy promisoria por estas lluvias”, dijo.

De acuerdo con los pronósticos presentados por el experto, en la segunda quincena de febrero se espera una reducción en el volumen de lluvias, lo que debería favorecer la cosecha de soja en la región Central de Brasil y la siembra de maíz de segunda cosecha, que se retrasó. debido al exceso de precipitaciones en estas regiones. Para la región Centro y Oeste de Bahía, Minas Gerais y también parte de Goiás, la previsión es de precipitaciones inferiores a la media. En el norte del país, la tendencia es que las precipitaciones se mantengan por encima del promedio.

Para el mes de abril, la expectativa es que las condiciones apunten a una reversión del cuadro, con precipitaciones por debajo del promedio, para toda la región Central de Brasil y también para el Sur. En la región Norte todo indica mucha lluvia, y la región Nordeste con lluvia por encima del promedio.

Según Marín, “estas condiciones reflejan una transición de La Niña a la neutralidad. La temperatura en el Pacífico está aumentando y eso impacta en el clima de nuestro país, especialmente en el Sur y el Norte, lo que explica esta condición seca que vive Rio Grande do Sul desde hace más de tres años, y las condiciones de exceso de lluvia en la región Norte/Nordeste, que debe terminar, ya que estamos saliendo de La Niña y yendo hacia la neutralidad, que también debe durar poco tiempo, debido a El Niño que comienza a presentarse en el mes de mayo, trayendo una tendencia a lluvias a la región Sur del país y sequía al Norte/Nordeste”, explicó.

La región Centro, tanto del Sureste como del Medio Oeste, atraviesa este período de transición, lo que dificulta hacer un pronóstico más preciso para los próximos meses. “No se puede asegurar lo que sucederá. Algunos años tenemos sequía, algunos años una condición más lluviosa”, concluye Marin.

Fuente:JornalCana

Comments


bottom of page