top of page

La automatización y la IA generan ahorros en una fábrica de caña de azúcar en Mato Grosso


La tecnología en el campo ha ido mejorando cada día para aportar más agilidad y precisión a los cultivos. En Nova Olímpia (MT), una flota de máquinas y camiones se comunican y toman decisiones para optimizar la cosecha de la caña de azúcar. Cámaras con inteligencia artificial vigilan miles de hectáreas de plantaciones contra incendios.

Sostenibilidad y tecnología son los temas del episodio 40 de MT Sustentável esta semana.

El camión cargado con caña de azúcar sale del campo rumbo a la central. Durante el trayecto, en una pequeña pantalla, el conductor recibe información como alertas sobre los puntos más peligrosos de la vía, a qué velocidad debe circular y, al llegar al lugar, dónde debe estacionar para descargar.

Se equiparon cosechadoras, tractores y camiones con módulos de telemetría y antenas. De esta forma, toda la flota está conectada y en constante comunicación.

El gerente agrícola de Uisa, una de las mayores biorrefinerías del país, João Bosco, explica que antes había una gran dependencia de mano de obra calificada para realizar las tareas que realiza la tecnología.

“Tenía que decirle a la máquina lo que estaba haciendo, decirle al sistema si estaba cosechando, si estaba desbordando. Y hoy con la implementación de la tecnología, la telemetría, todo, la máquina puede hacer esto con mucha mayor perfección. Y podemos tomar decisiones mucho más rápido y más asertivamente”, afirma João.

Con esta automatización, el sistema toma la decisión y aconseja al operador qué camino seguir. Un ejemplo de estos comandos ocurre cuando el remolque de transbordo está lleno. La plataforma emite una alerta al tractor más cercano para realizar la sustitución.


Seguimiento en tiempo real


Todo lo que sucede en el campo se ve en tiempo real en la sala del Centro de Operaciones Agrícolas (COA). Toda la flota está en las pantallas y si algún operador, por ejemplo, excede la velocidad de la máquina durante la recolección, inmediatamente se emite una alerta. Lo mismo ocurre con tractores y camiones. Sin embargo, para alcanzar este nivel de comunicación en tiempo real fue necesario invertir en conectividad.

“Para que el sistema funcione perfectamente, necesitamos internet. Hoy contamos con 11 torres que amplían la señal en toda nuestra zona. La señal 4G se volvió fundamental para que existiera esa conectividad, de lo contrario, la información generada en campo tendría que ir a una nube, luego al servidor y luego podríamos consumir el contenido”, informa Rodrigo Lobo, supervisor de planificación y control agrícola.


La IA también conforma este campo tecnológico


En este gran sistema tecnológico también hay un asistente virtual, aún en fase de pruebas, que utiliza inteligencia artificial. Con sólo el smartphone, la productora hace la pregunta y puede responder desde cualquier lugar.

La Tecnología de Automatización e Innovación (TAI) es la responsable de esta tecnología, una evolución de la conocida TI. En él los datos se transforman en información, lo que ayuda a hacer más eficientes los procesos de la empresa.


Relación con la sostenibilidad

Todo este sistema contribuye a la reducción de activos. Rodrigo comenta que en 2021 lograron sacar diez tractores de la operación de desbordamiento y que actualmente trabajan con una flota menor. De esta forma se reducen las emisiones de CO2 y la reducción del uso de gasóleo.

Fuente:CanalRural

Comentarios


bottom of page