top of page

El potencial bioeléctrico de la caña de azúcar está subutilizado



UUna de las razones por las que Brasil tiene una de las energías (combustibles incluidos) y electricidad (únicas fuentes de generación de electricidad) más limpias del mundo está en los campos de caña de azúcar. Desde la creación del Programa Nacional de Alcohol (Proálcool) en la década de 1970 hasta el momento actual en el que se trabaja con el etanol de segunda generación y nuevos productos como el biogás, el sector del azúcar y el etanol ha ganado espacio en la economía. Hoy representa cerca del 45% del total de combustible consumido en Brasil y la bioelectricidad, hecha a partir de la biomasa de la molienda de la caña de azúcar (bagazo y paja), es una de las cinco principales fuentes de energía eléctrica, con poco más de 12 GW de capacidad instalada. Hay potencial para mucho más.

Cada tonelada de caña molida en la fabricación de azúcar y etanol genera, en promedio, 250 kg de bagazo y 200 kg de paja y puntas, que se utilizan para producir energía eléctrica limpia. En las cuentas de Zilmar Souza, gerente de bioelectricidad de la Unión de la Industria de la Caña de Azúcar y Bioenergía (Unica), para los próximos años, según la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), la fuente de biomasa debe sumar 248 MW y 591 MW a la electricidad brasileña matriz en 2023 y 2024, representando, respectivamente, el 2% y el 7% de la expansión prevista para la matriz, reduciendo la representatividad de la fuente en la expansión anual de la matriz eléctrica brasileña.

Según datos de la Empresa de Pesquisa Energética (EPE), Brasil utiliza menos del 15% del potencial técnico para la generación de bioelectricidad y biogás azucarero-energético para la red. “Para reducir esa brecha entre la generación efectiva de bioelectricidad y su potencial, es importante que establezcamos una política sectorial estimulante y de largo plazo para la bioelectricidad y el biogás”, dice Souza.

AA pesar del potencial sin explotar, la electricidad ya está impulsando muchos negocios en varios frentes, con muchos grupos preparándose para la posible apertura del mercado libre de electricidad y la descarbonización de las flotas de vehículos. Este escenario es estimulado por el contexto: el programa RenovaBio, operativo desde 2020, que requiere que las distribuidoras de combustible adquieran C-Bios para compensar las emisiones relacionadas con las ventas de combustible. El mecanismo RenovaBio hace que las plantas más eficientes puedan generar más C-Bios, lo que alienta a los productores a invertir para maximizar su producción y eficiencia, lo que puede estimular las inversiones en bioelectricidad y etanol de segunda generación.

Uno de los principales vectores de inversión es el biogás, un subproducto de la producción de etanol. La materia orgánica que queda de la caña de azúcar, que puede ser vinaza o cachaza, está sujeta a la acción de bacterias, responsables de la generación de biogás. El sector sucroenergético corresponde a cerca del 50% del potencial de biogás que se puede producir en Brasil, estimado en 57,6 millones de m3/día.

NLas nuevas tecnologías de producción, que utilizan residuos como la vinaza y la torta de filtración, prometen llevar la autosuficiencia a las plantas de etanol. Con una inversión de aproximadamente R$ 300 millones, Raízen invierte en su segunda unidad usina de biogás, la primera dedicada a la producción de gas natural renovable. La producción de etanol a partir de biomasa (bagazo), que también genera vinaza como residuo, se destinará a la planta de biometano. Toda la producción de la nueva planta fue vendida a Yara Brasil Fertilizantes y Volkswagen do Brasil, bajo contratos de largo plazo. Lemon Energia, que cierra la brecha entre los generadores de electricidad y las pequeñas y medianas empresas de consumo que gastan alrededor de R$ 500 al mes en energía en un modelo de negocios similar a un club de suscripción, cerró en junio su primera asociación en el área de gas. Hizo un acuerdo con Tereos para suministrar energía eléctrica generada a partir de biogás de vinaza, un residuo de la producción de etanol, a pequeñas y medianas empresas del interior de São Paulo. La energía proviene de la producción de la planta piloto de biogás de Tereos, ubicada en su unidad industrial Cruz Alta en Olímpia (noroeste del Estado de São Paulo).

“La planta de Olímpia produce 1 MW o el equivalente al consumo de unas 85 pequeñas empresas, con potencial para duplicar el volumen en el mediano plazo”, dice Rafael Vignoli, socio fundador de Lemon. La mayoría de los clientes están vinculados al sector de la alimentación. “Tenemos bares, restaurantes, panaderías, tiendas de conveniencia, entre otros. Como Ambev es uno de nuestros grandes socios, muchos son los puntos de venta que reciben sus productos del fabricante de bebidas para el 2025”, destaca Vignoli.

Fuente:canaonline

Kommentare


bottom of page