top of page

Cosecha 2023/24: una prueba de estrés para el sector sucroenergético





Las últimas tres zafras de caña de azúcar tuvieron muy buenos resultados económicos. Se cubrieron todos los costos, incluidos los intereses sobre el capital social, gracias a los altos precios del azúcar y el petróleo.

Como resultado, el sector está capitalizado y se están realizando inversiones en renovación de cultivos, en tratamientos culturales adecuados y en la optimización de operaciones industriales. También se producen inversiones para aumentar la capacidad, preferentemente enfocadas en el azúcar.

Hasta ahora todo ha ido bien. Sin embargo, quienes trabajan en el sector de las materias primas saben que existe un ciclo de precios altos y bajos. Esta condición hace viable el negocio a mediano y largo plazo con precios por encima de los costos.


Azúcar: el favorito


El precio del azúcar en el mercado internacional, al inicio de la zafra 2023/24, se encuentra por encima del precio techo de los últimos 10 años. Este tope se produjo en la zafra 2016/17, cuando se inició la tendencia a la baja de los precios que duró dos años. Estamos asumiendo para esta consideración, además del precio del producto en US$, el valor del US$ frente a otras monedas y la inflación americana.

¿Se volverá a dar esta situación con la normalización de las condiciones de oferta y demanda mundial? ¿Qué pasa si sucede? Cuál es el resultado económico de esta actual cosecha 2023/24.

Si lo que sucedió en 2016 sucede en 2023, podemos esperar que los precios bajen después del máximo del año de 700 puntos (o 7¢/lb). Con 25,80¢/lb como precio mensual máximo para 2023, podemos esperar un mínimo de alrededor de 19¢/lb.

En este escenario de estrés, el resultado económico del azúcar en la actual zafra 2023/24 sigue siendo bastante satisfactorio. Esta condición se explica por los altos precios que alcanzó el azúcar en el mercado externo y por la devaluación del Real, que permitió cubrir fácilmente los costos.


Etanol: producir lo menos posible


En el caso del etanol, la historia es diferente. Posiblemente el resultado económico del negocio del etanol sea deficitario en la actual zafra 2023/24. Las razones de esta conclusión se pueden resumir en tres.

Primero, el precio del petróleo está cayendo. Hasta el 23/abril, inicio de la actual zafra, el precio del petróleo WTI fluctuó en torno a los 80 US$/barril. Actualmente fluctúa alrededor de 70 US$/barril. Esto es bajista para los precios de la gasolina y el etanol en la bomba.

El tipo de cambio viene cayendo, lo que deprime los precios en reales.

Y, finalmente, el gobierno de Lula ha establecido la estabilidad en el surtidor como objetivo de los precios de la gasolina, protegiendo el presupuesto del consumidor. A medida que aumentó la carga fiscal sobre la gasolina y el etanol, el precio neto al productor disminuyó.


Conclusión


Como se mencionó anteriormente, el azúcar debe contribuir a un buen resultado económico del negocio. Y etanol, no.

Teniendo en cuenta el mix productivo de los ingenios, donde alrededor del 50% de la caña se destina a la producción de azúcar, podemos admitir que el resultado económico de esta zafra será positivo para los ingenios, por cuarto año consecutivo.

Fuente:CanalRural

コメント


bottom of page