top of page

Copersucar avanza en su estrategia de transición energética con combustibles renovables de aviación



Copersucar, empresa brasileña que actúa en el mercado global de biocombustibles y alimentos naturales, reafirma su compromiso con la sostenibilidad y contribución para permitir soluciones a escala para la descarbonización, dando otro paso importante en su estrategia de transición energética. Copersucar S.A. y Evolua Etanol obtuvieron recientemente la certificación para vender etanol para la fabricación de combustibles sustentables de aviación (SAF). Alineadas con el ecosistema del Grupo, las plantas asociadas Barra Grande y São José, ambas integrantes del grupo Zilor, obtuvieron la certificación ISCC CORSIA (Carbon Offsetting and Reduction Scheme for International Aviation).

El SAF, producido a partir de etanol derivado de la caña de azúcar, puede ser una solución con impactos relevantes en la industria de la aviación, ya que reduce el volumen total de emisiones hasta en un 80%, en comparación con los combustibles fósiles convencionales.

Tomás Manzano, director general de Copersucar, expresó su entusiasmo por este logro y destacó la importancia de esta certificación para el mercado nacional e internacional. "La certificación del etanol brasileño refuerza la importancia de la contribución efectiva que el sector sucroenergético y el país pueden ofrecer a los compromisos de transición energética y una economía baja en carbono. La provisión de fuentes de energía seguras, más limpias y renovables es un desafío global. y estamos firmemente comprometidos a habilitar soluciones a escala para afrontar este desafío”, añade.


El objetivo de la empresa es certificar todas las plantas asociadas. “Queremos estar posicionados para ofrecer productos a escala al mercado”, valora Manzano.


Combustible del futuro

Copersucar está alineado con el reciente anuncio realizado por el Gobierno Federal durante el evento de Sostenibilidad de la ONU de esta semana, relacionado con el programa "Combustible del Futuro". Esta iniciativa tiene como objetivo mejorar la ecoeficiencia del transporte en el país, con especial foco en los segmentos de transporte terrestre y aéreo, a través de medidas para minimizar su impacto ambiental. Como resultado, para 2037, las aerolíneas que operen vuelos nacionales deberán reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta en un 10%, de manera gradual que comienza en un 1% a partir de 2027.

コメント


bottom of page