top of page

Bioelectricidad generada con bagazo de caña y paja crece 14% en 2023



El bagazo de caña y la paja fueron los principales combustibles en la generación de bioelectricidad para el sistema interconectado del país en 2023, representando un suministro de 20.973 GWh. El crecimiento fue del 14% respecto al año anterior. La información es resultado del boletín presentado por la Unión de la Industria de la Caña de Azúcar y de la Bioenergía (UNICA), con base en datos de la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE) y la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel).

Según Zilmar Souza, gerente de Bioelectricidad de la Unica, este avance en la generación de energía azucarera fue muy bienvenido para el sistema eléctrico brasileño. Según el ejecutivo, esos casi 21 mil GWh equivalían a cubrir el 4% del consumo eléctrico nacional en 2023 o 10,8 millones de unidades de consumo residencial.

“Además, equivaldrían al 25% de la generación eléctrica de la Usina de Itaipú y evitarían emisiones de CO2 estimadas en 4,3 millones de toneladas, marca que sólo se alcanzaría con el cultivo de 30 millones de árboles nativos a lo largo de 20 años”, dice Sousa.


El bagazo y la paja representan casi el 75% de la bioelectricidad para la red del país

En 2023, la producción de bioelectricidad para red, con bagazo y paja de caña de azúcar, representó casi el 75% de toda la generación de bioelectricidad para red en el país, que fue de 28.137 GWh.

Otro punto importante es que esta generación se caracteriza por ser no intermitente y predomina en el período seco del sistema eléctrico, principalmente posterior al período de cosecha de caña de azúcar en la región Centro-Sur del país. De esta manera, esta generación también termina coincidiendo con el período seco y crítico del sector eléctrico brasileño, que va de mayo a noviembre de cada año.

Según la Asociación, los 20.973 GWh ofrecidos a la red por el sector azucarero el año pasado representaron un ahorro de 14 puntos porcentuales de la capacidad total de energía almacenada en forma de agua en los embalses de las centrales hidroeléctricas del Sudeste/Centro Submercado Oeste, debido a la mayor previsibilidad y disponibilidad de bioelectricidad precisamente en el período seco y crítico para el sector eléctrico brasileño.

Según Zilmar, una vez iniciada la cosecha, se inicia la generación de bioelectricidad en un suministro continuo al sistema hasta el final de la molienda, entregando energía de una fuente renovable, firme (no intermitente), que evita emisiones y se acerca a centros de consumo, minimizando las pérdidas de transmisión, ayudando al operador del sistema a garantizar el suministro de energía al país.


2024 será un año de aumento de capacidad instalada muy por encima de la media de biomasa

El boletín de la UNICA finaliza mostrando que, para el año 2024, la previsión de la Aneel es que la fuente de biomasa en general alcance un aumento de 1.155 MW, el valor más alto desde 2013, con la instalación de 24 plantas generadoras, una de las cuales ya entró entrará en operación en febrero (31 MW) y las 23 plantas restantes tienen alta viabilidad de entrar en operación comercial este año.

En 2024, la mayoría de las 23 plantas que entrarán en operación comercial este año, que suman 1.124 MW, tendrán como principales combustibles los residuos agroindustriales (categorizados como bagazo/paja de caña, biogás, pasto elefante y cascarilla de arroz).

Serán 16 plantas que utilizarán residuos agroindustriales (seis en São Paulo, cuatro en Goiás, dos en Minas Gerais y una unidad en los estados de Bahía, Pernambuco, Mato Grosso do Sul y Roraima). Las demás unidades generadoras tendrán como combustible principal biomasa forestal (cinco plantas), biocombustibles líquidos (una planta) y residuos sólidos urbanos – RSU (una planta).

En 2024, se espera que la biomasa represente el 11% del aumento de la capacidad instalada en el país. En volumen, el récord de incremento anual de biomasa se produjo en 2010 (1.750 MW), seguido de 2013 (1.431 MW) y 2009, que acaba empatando con 2024 (1.155 MW).

Evaluando de 2007 a 2025, el sector sucroenergético debería alcanzar la marca de 14.100 nuevos MW instalados en el sector eléctrico brasileño. “Esto equivale a una Usina de Itaipú instalada en este período por la industria de la caña de azúcar. Itaipú tiene 14 mil MW. Es un hito significativo para el sector sucroenergético y para esta energía renovable y no intermitente, tan importante para la seguridad energética del país”, concluye Souza

Fuente:UNICA

Commentaires


bottom of page